WELCOME | BIENVENIDOS
Url del EA

Menu Principal

Presentación del teniente coronel Acero, un hacker en el Ejército del Aire

SubMenu

14/07/2009

Presentación del teniente coronel Acero, un hacker en el Ejército del Aire

Comenzaré por presentarme a ustedes, mi nombre es Fernando A. Acero Martín, soy piloto de transporte, teniente coronel del Ejército del Aire y estoy destinado en la División de Logística de Estado Mayor. Aunque a todos los que me rodean nos les cabe la menor duda de que mi profesión me encanta, no en vano, me ha permitido hacer lo que más me gusta en la vida, que es volar, el coronel Modesto Ruiz Cruz, responsable del Área de Captación del Ejército del Aire, no me ha pedido que aparezca en estas páginas para hablar de mi faceta como piloto militar, lo que parecería lo más lógico. En su lugar, me ha pedido que os hable de otra bien distinta y quizás algo insólita para un responsable padre de familia de 48 años, la de “hacker informático”, afición que comparto con el vuelo a vela, el aeromodelismo, la lectura científica, el ciclismo de montaña, la electrónica aplicada, la naturaleza y la fotografía desde hace años.


Sin embargo, aunque soy un “hacker” vocacional y a tiempo parcial, también es cierto que con la creciente e imparable dependencia de las fuerzas armadas de los sistemas informáticos y las nuevas tecnologías en general, esta afición se está convirtiendo de forma natural y casi sin darme cuenta, en una faceta más de mi vida profesional. A estas alturas nadie pone en duda que un ejercito moderno, además de poder operar en la tierra, el mar, el aire, o en el espacio, también tiene que poder operar con seguridad en el ciberespacio. Palabras como ciberguerra, ciberdelincuencia o ciberterrorismo comienzan a aparecer en los documentos estratégicos del más alto nivel de las naciones aliadas y el ciberespacio se considera por algunos países como una extensión virtual del territorio de soberanía nacional y por lo tanto, necesitado de protección.


Pero mucho me temo que tras reconocer públicamente y sin ambages mi condición de “hacker”, es mejor que explique lo que significa realmente ser un “hacker”, palabra que se usa equivocadamente y con demasiada frecuencia, para designar a los temidos y odiados “piratas informáticos”. Un “hacker” es una persona que domina una o varias ramas de la tecnología informática, como la programación, las redes, los sistemas operativos, la seguridad de los sistemas o el hardware. Es más, creo que también se me podría aplicar el calificativo en su sentido más amplio, puesto que también se aplica a los profesionales que están en la cúspide de su carrera, o a aquellas personas que les apasiona saber, descubrir, aprender y sobre todo, entender el funcionamiento de las cosas, Dicho esto, he de confesar que soy un curioso patológico capaz de tragarme horas y horas de documentales televisivos para la desesperación de toda mi familia.


Mis inicios como “hacker” se remontan a mi etapa como Caballero Cadete de la Academia General del Aire, allá por un lejano año 1.983. Siendo alumno de Segundo Curso ahorré un poco de dinero y me compré mi primer ordenador, un ZX-81, ordenador que al poco tiempo fue sustituido por un Spectrum y después, por un “potente” Commodore 64 que como su nombre indica, tenía 64 Kb de memoria. Tras obtener mi despacho de Teniente realicé el Curso de Transmisiones y con los conocimientos adquiridos durante el mismo comenzó mi afición a escribir artículos en las revistas especializadas de electrónica e informática. La primera revista en la que colaboré, allá por el año 1986, se llamaba “Tu Micro Commodore” de la editorial Ingelek, pero luego vinieron otras muchas, como Elecktor, PCWeek, o Informática Fácil y los libros, como el Manual de Dbase IV, que escribí junto a mi estimado compañero Jesús Monedero, el Manual de Usuario de Linex, que escribí mano a mano con mi buen amigo Luís Hontoria, o el Manual de Usuario de OpenOffice, que ha sido traducido al Eusquera por gentileza del Gobierno Vasco para su uso por los funcionarios.


Sin embargo, desde que Internet se ha convertido en el principal medio de comunicación mundial, he abandonado las revistas y editoriales tradicionales para buscar otras fórmulas de publicación y de difusión de mis ideas e inquietudes. Me encanta generar conocimiento libre, es decir, publicar en Internet artículos y trabajos con licencias libres, para que puedan ser copiados, traducidos y divulgados sin trabas por todo el que lo desee. Mis artículos se pueden encontrar en páginas de seguridad informática y criptografía como Kriptópolis, de derecho y nuevas tecnologías, como Derecho Internet, o en foros especializados en Software Libre, como Linux-Guai de la Asociación Internauta, pero gracias a las licencias libres que les otorgo, se convierten en algo de dominio público y es posible verlos traducidos a otros idiomas en los lugares más insospechados de la Red, lo que me llena de satisfacción.


Pero no me cabe la menor duda de que mi verdadera evolución como “hacker” se ha producido de la mano del Software Libre y en especial, del sistema operativo GNU-Linux. Los que me conocen saben que he trabajado mucho en los últimos diez años para intentar conocer a fondo este sistema operativo libre y alternativo al omnipresente Windows, pero también he de reconocer que esta es una tarea imposible por la constante innovación de este sistema operativo, pero tenía que intentarlo y creo que el esfuerzo ha valido la pena. El Software Libre me apasiona, en manos de un experto programador es como la arcilla, puedes hacer con él lo que quieras y lo más importante, puedes hacerlo sin problemas de licencias, patentes, o derechos de autor. Es decir, eres libre para copiarlo, o para modificarlo y lo más interesante para un “hacker” que se precie, también puedes saber la forma en la que funciona un determinado programa y con ello, adquirir valiosos conocimientos y habilidades. Pero el Software Libre tiene otras muchas ventajas, como su resistencia a los virus y troyanos, su estabilidad y sobre todo, su menor precio, ya que en la mayoría de los casos se puede descargar libremente de la Red.


Poco a poco, estudiando, investigando, programando, publicando artículos e impartiendo decenas de conferencias en el seno del CACLE (Circo Ambulante de Conferencias Linux de España), curioso nombre ¿verdad?, me introduje de lleno en ese fascinante mundo de los “hackers” del Software Libre y gracias a eso que llaman “meritocracia participativa”, que rige este competitivo mundo de los “hackers”, llegué a ser vocal de la Junta Directiva de la asociación Hispalinux y posteriormente, miembro de su Consejo Asesor. He decir que Hispalinux es un referente mundial en la promoción del Software Libre y cuenta con más de 9000 socios en España, lo que la convierte en una de las asociaciones de informáticos más importantes del mundo. A través de Hispalinux he conocido y he compartido experiencias con los mejores "hackers" y expertos en seguridad informática del mundo, como Richard Stallman, Radia Perlman, Hugo Scolnik, Martin Hellman, Miguel de Icaza, Ian Murdock, Álvaro López, Juantomás García, y tantos otros que no desmerecen en absoluto a los anteriores y que les ruego que me perdonen, por no poner sus nombres en el reducido espacio disponible.


Finalmente os diré que mi intención es la hablaros de este fascinante mundo de los “hackers informáticos” y de las nuevas tecnologías, tanto desde el punto de vista civil como militar y sobre todo, de seguridad informática y de Software Libre, que son dos temas que me apasionan.

Logo de Hispalinux

Menu Secundario

@ Copyright 2013, Ejército del Aire