www.ejercitodelaire.mde.es
Url del EA

Menu Principal

Inicio > Historia > Aviadores

Aviadores

Vicente Aldecoa Lecanda

Aldecoa Lecanda, Vicente

(1919-1954)

El 10 de noviembre de 1919 nació en Bilbao Vicente AIdecoa Lecanda. Durante la Guerra Civil combatió en diferentes frentes, encuadrado en Requetés, resultando herido en la batalla del Ebro. Incorporado posteriormente a Aviación, obtuvo el título de piloto y fue promovido a alférez provisional. En 1942, formando parte de la 3ª Escuadrilla expedicionaria, marchó a Rusia, y allí sus extraordinarias dotes de cazador y su gran valor hicieron que durante los siete meses que permaneció en campaña, realizara 117 misiones de guerra, sosteniendo 20 combates aéreos y derribando ocho aviones enemigos. Por su brillante actuación recibiría la Medalla Militar.

Tras su paso por la Academia de Aviación fue promovido a teniente, y al ascender a capitán en 1949, fue designado profesor de vuelo en la Academia General del Aire; tres años después pasó a la Maestranza Aérea de Cuatro Vientos como piloto probador.

Extraordinario acróbata aéreo, participó desde 1952 en cuantos concursos y exhibiciones de la especialidad se llevaron a cabo en nuestra patria, hasta el 8 de mayo de 1954 en que murió al estrellarse la "Bu-133" que pilotaba durante un festival aéreo internacional, en Cuatro Vientos.

José Luis Balanzategui Bordenave

Balanzategui Bordenave, José Luis

(1923-1958)

Nació José Luis Balanzategui en la fronteriza localidad francesa de Hendaya, el 25 de agosto de 1923. Su gran afición al vuelo le llevó a hacerse piloto de complemento, ingresando luego en la Academia General del Aire, en la 1ª promoción, y tras su paso por ella y por la de Aviación de

León, fue promovido a teniente en 1949. Destinado en el 31 Regimiento, sufrió en febrero de 1950 un gravísimo accidente que le tuvo más de seis meses hospitalizado, pero que no pudo enfriar su espíritu de vuelo ni su afición a la acrobacia aérea en la que pronto destacó.

Capitán en 1952, realizó dos años más tarde, en Estados Unidos y en Alemania, los cursos de reactores, siendo uno de los primeros pilotos que hubo en España de esta especialidad.

Sobresalió en reactores como antes lo había hecho en aviones convencionales, y fue uno de los componentes de la patrulla acrobática española que llevó en triunfo su escarapela por distintos cielos de Europa.

Ascendió a comandante en 1957 y quedó agregado en el Ala número 1. El 21 de noviembre de 1958, en el aeródromo de Getafe, murió este excelente piloto al estrellarse inexplicablemente, cerca de la cabecera de pista, su Sabre.

Mariano Barberán Tros de Ilarduya

Barberán Tros de Ilarduya, Mariano

(1895-1933)

Natural de Guadalajara, salió de teniente de ingenieros en 1917. Tras breve destino en Melilla, hizo el curso de observadores de aeroplano en 1918-19, sirviendo a continuación en Tetuán y Arcila varios meses. De nuevo en Aviación a fines de 1921, llegó a Melilla en marzo de 1922 con la Segunda Escuadrilla Bristol. Inmediatamente destacó por su temple y competencia, llegando a mandar la Primera Escuadrilla Bristol de enero a julio de 1923, a pesar de no ser piloto, y recibiendo la Medalla Militar Individual.

Se hizo piloto en 1923-24, siendo nombrado jefe de Radio de la Península, lo que no le impidió participar en algún vuelo de guerra en Tetuán y ser herido. En las operaciones de Alhucemas, en 1925, Barberán mandaba una escuadrilla del Grupo de la Escuadra de Instrucción. Por un disgusto con el jefe de la otra escuadrilla que el jefe del Grupo no zanjó bien, dejó voluntariamente la Aviación, renunciando al raid a Buenos Aires que había planeado con Ramón Franco.

De vuelta en Aviación, en 1927 fue nombrado profesor de la Escuela de Observadores, cuya dirección ejerció de 1928 a 1931. En abril de este último año fue destinado al Servicio de Instrucción en Cuatro Vientos. Allí preparó el más ambicioso vuelo sobre el Atlántico: España-Cuba. Con el piloto Collar, Barberán realizó la proeza en junio de 1933, a bordo del Cuatro Vientos. Unos días después, ambos aviadores desaparecieron al volar de Cuba a Méjico.

Imágen de Carlos Bayo Alessandri

Bayo Alessandri, Carlos

(1912-1979). Nació Carlos Bayo Alessandri en Málaga, el 27 de julio de 1912. Alférez de complemento de Ingenieros, se incorporó a la aviación de Burgos en agosto de 1936, actuando en los frentes andaluces como bombardero de los "Breguet 19". En julio de 1937, tras realizar el curso de piloto, fue ascendido a teniente y destinado a la legendaria "cadena" de "Heinkel 51" con la que combatió en los frentes del Norte hasta el final de aquella campaña, pasando entonces al Grupo de caza 2G3 con el que en los frentes de Teruel, Levante, Extremadura y Ebro, alcanzó 11 victorias aéreas que lo situaron en el noveno puesto de los "ases" de la caza nacional, recibiendo la Medalla Militar.

Tras su paso por la Academia de Aviación de León, marchó a Rusia en 1941 formando parte de la 1ª Escuadrilla expedicionaria, derribando en combate tres aviones soviéticos y destruyendo otro en el suelo. De regreso a España, luego de diferentes destinos, desempeñó el de agregado aéreo en las embajadas de España de Lima y de La Paz. Ascendido a general de brigada en 1968, fue jefe de la Aviación de Transporte hasta su ascenso a general de división en 1973.

Ya en situación de reserva, falleció el 1 de febrero de 1979, siendo ascendido a teniente ge­neral con aquella fecha.

Imágen de Joaquín Boy Fontelles

Boy Fontelles, Joaquín

(1895-1923). Nació en Barcelona el 1 de enero de 1895. Ejemplo notable de oficial completo, reunió las virtudes militares de serenidad, valor, determinación y espíritu de sacrificio con cultura y competencia técnica excepcionales. Siendo teniente de Ingenieros, fue llamado al curso de pilotos de 1920. Ya capitán, obtuvo el título de piloto militar en junio de 1921, habiendo destacado en el mantenimiento de los aviones de la Escuela de Alcalá, de la que era alumno. En diciembre se incorporó al aeródromo de Larache, donde además de destacar como piloto se encargaba de talleres y obras del aeródromo.

En Tetuán desde abril de 1922, continúa distinguiéndose en las misiones de guerra, mientras atiende al material de vuelo y a la infraestructura.

Jefe de la 1ª Escuadrilla en 1922-23 la abandona en junio para incorporarse a Melilla. El 20 de agosto, en un peligroso vuelo de aprovisionamiento a la posición sitiada de Tifarauin, su aparato fue abatido. Parece que Boy murió en el aire, mientras que su observador, el capitán Baeza, perdió la vida al estrellarse el avión.

Imágen de José Carillo Durán

Carillo Durán, José

(1894-1924). Nacido en Madrid el 23 de mayo de 1894, José Carrillo, capitán de Artillería desde 1918, no logró ser llamado a un curso de pilotos inicialmente, pero pudo obtener el título de observador en el curso 1920-21, siendo destinado a Tetuán, en cuya Escuadrilla 1ª de Marruecos estuvo el primer semestre de 1921. Cuando se produjo el desastre de Annual, Carrillo estaba en Cuatro Vientos. Con el piloto capitán Manzaneque formó la primera tripulación que se incorporó en vuelo a la asediada Melilla.

Observador en el Grupo Rolls desde la formación de éste hasta finales de julio de 1922, se distinguió en todo momento por su valor, inteligencia y eficacia. Tras hacerse piloto en Getafe y Cuatro Vientos, volvió a Melilla en febrero de 1923. Dos meses después tomó el mando del ya aguerrido Grupo Rolls (entonces Tercer Grupo de Marruecos). El 5 de junio, durante la operación del convoy a Tizi Asa fue herido y abatido, lo que no es de extrañar dada la modalidad de vuelo a baja altura contra el enemigo agazapado en los barrancos. En julio recibió la Medalla Militar.

Cuando el Grupo Rolls pasó a Tetuán en septiembre de 1924, para cooperar en la retirada de las posiciones ordenada por Primo de Rivera, el nivel de riesgo, siempre alto en el caso de Pepe Carrillo, subió un escalón más. El día 4 le mataron a su excelente observador, el teniente Ángel Orduna. El día 28 él mismo fue abatido y muerto.

Carrillo ha sido y es considerado generalmente como uno de los más completos jefes de unidad aérea de España.

Imagen del Teniente Joaquín Collar Sierra

Collar Sierra, Joaquín

Nació en Figueras (Gerona) el 25 de noviembre de 1906, hijo de Luis Collar Moraga, Teniente de Caballería y de Margarita Sierra Capalleras. En el año 1921 ingresó como voluntario de Caballería; alumno de la Academia, ascendió a Alférez en junio de 1924 y a Teniente en junio de 1926. En ese mismo año se le concedió la medalla de Marruecos con pasador de Larache (D.O. núm. 185). En el año 27 fue nombrado alumno del curso de oficiales aviadores. Obtuvo el título de Observador de Aeroplano el 15 de julio de 1927 y el de piloto militar de Aeroplano en 1929.

(1906-1933). En diciembre de 1930, quedó disponible gubernativo por procesado, debido a su participación en la sublevación de Cuatro Vientos, siendo dado de baja en el Ejército en febrero de 1931. Exiliado en Portugal y Francia, volvió a España al proclamarse la República, siendo repuesto en su anterior empleo. Como compensación se el ofrecio ser piloto del "Cuatro Vientos", aparte de ser considerado como uno de los pilotos más hábiles del momento.

De Collar, un aviador cubano dio "Era de carácter jovial, siempre risueño... Le gustaba más los deportes que las cosas protocolarias. Muy sencillo y valiente".

Imágen de Carlos de Haya González

de Haya González, Carlos

Concuñado de Morato, Carlos de Haya era en muchos aspectos una personalidad antagónica a la suya. Serio, de gran estatura, destacó por un esfuerzo constante, consecuente a su férrea voluntad. Plusmarquista mundial de varias pruebas de vuelo en circuito cerrado, con Cipriano Rodríguez de compañero, e inventor del instrumento llamado "integral de vuelo" en los años 30, en junio de 1936 se fugó de Málaga para incorporarse a Sevilla, donde estaba destinado.

Con el "DC-2" capturado en Tablada se vincula intensamente al Puente Aéreo del Estrecho, tarea que simultanea con bombardeos nocturnos a gran distancia y con el ejercicio de la jefatura de operaciones de la Aviación del Sur.

Piloto de Franco después, logra hacer compatible este cargo con el abastecimiento sistemático al Santuario de la Cabeza. En marzo de 1937 organiza la 1ª Escuadrilla nocturna de "Ju-52", con la que se luce de nuevo en la primavera y verano, especialmente en la batalla de Belchite. Disgustado por no conseguir el mando de un grupo de "Ju-52", abandonó la Escuadra número 1, pasó agregado al grupo de caza "As de Bastos" y en él halló la muerte el 21 de febrero de 1938.

Con más de 300 servicios de guerra en los 19 meses que pudo combatir, voló en guerra 40 horas mensuales, promedio sólo superado ligeramente por Salas. Fue condecorado a título póstumo con la Laureada y la Medalla Militar y se le concedió un ascenso por méritos de guerra.

Imágen de Juan de la Cierva Codorniú

de la Cierva Codorniú, Juan

(1895-1936). Nació en Murcia el 21 de septiembre de 1895. Su padre era el conocido político Juan de la Cierva Peñafiel. Desde muy pronto se sintió fuertemente atraído por la aviación y ya en 1910 construyó, con dos amigos, un planeador. Dos años después, el piloto Mauvais ensayaba en Cuatro Vientos el BCD Cangrejo, un biplano con hélice propulsora diseñado y construido por el mismo trío de muchachos. En 1913 el BCD.2, un monoplano, realizó igualmente sus pruebas.

En 1919, año en que terminó la carrera de ingeniero de caminos, De la Cierva terminó un gran trimotor de bombardeo para concurrir al concurso de prototipos de Aeronáutica Militar. Desgraciadamente, el aparato resultó destruido en su primer vuelo. Tras este accidente, el joven ingeniero comenzó a pensar en un sistema de vuelo exento de peligro de la pérdida de velocidad. Así concibió el autogiro. El C.4, cuarto modelo, realizó su primer vuelo, primero de una aeronave de ala giratoria, el 17 de enero de 1923.

En 1924 apareció el C.6, y en octubre de 1925, un modelo mejorado, también hecho en Cuatro vientos, el C.6 bis, fue ensayado con gran éxito en Farnborough y un grupo de financieros británicos, encabezados por James Weir, ofreció su apoyo a De la Cierva. En 1926 se fundó en Londres la Cierva Autogiro Company, Ltd.

En 1928, De la Cierva realizó la travesía del canal de la Mancha en un C.8. En 1929 se inició la construcción de autogiros en América. Los dos desarrollos más espectaculares a partir de entonces fueron el mando directo en 1932 (C.19 Mark V) y el despegue por salto en 1934 (C.30 modificado). A partir de los primeros despegues directos experimentales, De la Cierva se dedicó al desarrollo de la cabeza del rotor autodinámica, que logró en grado limitado en 1936 (C.30 Mark III).

El 9 de diciembre de 1936, Juan de la Cierva perdió la vida cuando se estrelló el Douglas DC-2 de KLM en que debía trasladarse de Londres a Amsterdam.

Imágen de Felipe del Río Crespo

del Río Crespo, Felipe

(1912-1937). Había nacido Felipe del Río en Nueva Montaña (Santander) el 9 de septiembre de 1912, piloto civil y estudiante de peritaje industrial, al ser llamado a filas su reemplazo se incorporó a la Aviación Militar en Cuatro Vientos, obteniendo el título de piloto militar en diciembre de 1933.

En julio de 1936 se encontraba ocasionalmente en Bilbao, y allí se incorporó a la aviación gubernamental, volando con los "Breguet 19" en misiones de bombardeo a Burgos, Oviedo y Vitoria, y en los frentes de la divisoria cantábrica, y cuando llegaron al Norte los "I-15 Chatos" se integró en la escuadrilla que con ellos se formó, destacando pronto en los combates aéreos en los que llegó a alcanzar seis victorias, convirtiéndose en el héroe de la aviación gubernamental de la zona cantábrica.

Ascendió a alférez, teniente y capitán por méritos de guerra, recibió el mando de la escuadrilla del Norte al marchar Maranchov, el ruso que la mandaba al Centro, y al frente de ella pereció en combate aéreo sobre el aeródromo de Lamiaco, el 22 de abril de 1937.

Gerardo Escalante de la Lastra

Escalante de la Lastra, Gerardo

(1918-1979)

Nacido en La Habana en 1918, se trasladó a España a los dos años y pasó su juventud entre Laredo y Santander. En la Guerra Civil, se incorporó como marinero voluntario en la tripulación de un bou armado de la Marina de Franco. En 1938 pasó a Aviación y tras obtener el título de piloto en Tablada, realiza el curso de caza. No tuvo tiempo de combatir como piloto en la Guerra Civil, pero si en la campaña de Rusia, como miembro de la 4ª Escuadrilla en 1943. Volando el Fw-190 y en apenas tres meses realizó 115 servicios de guerra, consiguiendo dos derribos, aunque tras el último su avión fue incendiado. A pesar de las graves quemaduras consiguió lanzarse en paracaídas. Pasa 18 meses en hospitales alemanes y españoles hasta ser dado de alta en 1945 e ingresó en el Cuerpo de Mutilados con el 20 por 100 de mutilación. El gobierno alemán le condecoró con la Cruz de Hierro de 2ª clase y por parte española recibió la Cruz de Guerra.

Se incorporó de nuevo a la vida activa como piloto de caza estando destinado en varios Regimientos Aéreos. Asciende a comandante en 1953 y un año después realiza el curso de reactores en Alemania. Fue pionero con el F-86 en el Ala 4 de Son San Juan. En 1961 obtuvo el diploma de Estado Mayor y asciende a teniente coronel colaborando en la reorganización del Ala 5 de Morón. Después pasa al Ala 6 en Torrejón como jefe de FAS, y posteriormente ostentó el mando del 104 Escuadrón que dotado con aviones F104 pasó a la historia de la Aviación Española por su brillante historial sin ningún accidente. Después como jefe de Fuerzas Aéreas del Ala 12 volaría el F-4, Phantom. En 1974 asciende a coronel y manda el Ala 11 que estrenaba los Mirage III.

Ascendió a general de brigada y sus últimos años de servicio los pasó destinado en el Mando de Material. Falleció el 12 de agosto de 1979.

Imágen de Ramón Franco Bahamonde

Franco Bahamonde, Ramón

(1896-1938). Natural de El Ferrol, Franco salió de la Academia de Infantería en 1914. Siendo teniente de Regulares en Larache, fue llamado al curso de pilotos de 1920-21. Ya capitán, fue destinado a la Escuadrilla de Tetuán, donde pronto destacó por su valor y competencia. En marzo de 1922 hizo el curso de hidros en Los Alcázares, volando a fines de mes a la nueva base de hidroaviones de Mar Chica (Melilla). En febrero de 1923 tomó el mando de la Escuadrilla de Hidroaviones, en septiembre recibió la Medalla Militar individual y en enero-febrero del año siguiente realizó con un Dornier Wal un notable vuelo a Canarias y regreso. Tras quince meses de destino en Madrid, volvió a Melilla, participando en las operaciones de Alhucemas con los hidros de Mar Chica (septiembre de 1925). En octubre fue nombrado jefe de aquella base. En enero-febrero de 1926 realizó el famoso raid del Plus Ultra, de Palos a Buenos Aires.

Después de los fracasos del Numancia (1928) y del llamado Dornier 16 (1929), Franco se enfrentó con el general Kindelán y salió de Aviación. Siguió una serie de incidentes que culminaron en su arresto; fugado de la prisión, intervino en el conato de rebelión de Cuatro Vientos (diciembre de 1930), huyendo a Portugal en vuelo.

La República nombró a Franco jefe superior de Aeronáutica, pero su desordenada conducta provocó pronto su cese, dedicándose a la política como diputado. El gobierno de 1933 lo destinó a Los Alcázares como jefe del Grupo de Hidroaviones número 6. Al iniciarse la Guerra Civil Franco era agregado aéreo en Washington. Aparentemente, sus tendencias izquierdistas se habían disipado, pues se presentó en Burgos a los Nacionales. Nombrado jefe de la base aérea de Baleares, ascendió a teniente coronel. El 28 de octubre de 1938 pereció con toda la tripulación de su hidro cuando iniciaba una misión, sin conocerse bien la causa del accidente.

Imágen de Andrés García Lacalle

García Lacalle, Andrés

Sargento piloto del 11 Grupo de Caza al iniciarse el Alzamiento, se distinguió en los combates por Madrid y sus aeródromos, en la Sierra, Extremadura y el Valle del Tajo. El 3 de septiembre de 1936 fue ascendido a alférez por méritos de guerra.

Al llegar a Madrid los primeros "chatos" se incorpora a la Escuadrilla mandada por Tarjov y con ella participa en las luchas de noviembre y diciembre. A primeros de febrero de 1937, ya capitán, se le concede el mando de la primera Escuadrilla española de "Chatos" que en la batalla del Jarama tuvo una destacada actuación y fuertes pérdidas. Más brillantes y fáciles resultaron las cosas en Guadalajara, aunque la escuadrilla también tuvo que lamentar dos bajas: un muerto y un prisionero. Acabada esta batalla, Lacalle asumió la jefatura de un grupo formado con su propia escuadrilla y otra rusa, pero por poco tiempo, pues pronto fue enviado a Rusia como profesor acompañante de la segunda promoción de pilotos que allí se formaron.

De vuelta a España, permanece algún tiempo afecto a la Subsecretaría y es encargado en la primavera de 1938 de organizar el nuevo Grupo 28 con los Grumman importados de Canadá; pasa luego a las órdenes del jefe de la Escuadra de Caza, al que sustituye al finalizar 1938, ya con el empleo de mayor, obtenido con méritos.

Exiliado a Méjico, murió en Santo Domingo (Cuba). Antes había escrito el libro "Mitos y Verdades".

Imágen de Joaquín García Morato

García Morato, Joaquín

Destacado acróbata de los concursos de anteguerra y autor de un libro para la iniciación de este arte, García Morato se hallaba en Inglaterra al comenzar la Guerra Civil y desde allí volvió, a través de Francia, a Burgos y Córdoba. En defensa de esta ciudad comenzó su carrera desbordante de cazador excepcional, que le llevó a derribar 40 aviones enemigos, volando primero en "Nieuport-52", luego en "Heinkel-51" y finalmente en "Fiat-32".

En los duros días de la batalla del Jarama derrochó un especial arrojo en los combates del 18 de febrero de 1937 y por ello fue propuesto para la Laureada, que se le concedió un año después. En mayo tomó el mando del primero Grupo Fiat español, el pronto famoso 2G3, que deja en septiembre del mismo año para pasar a ejercer la jefatura de operaciones de la 1ª Brigada Aérea, cargo que desempeña hasta que en junio de 1938 asume el mando del segundo Grupo Fiat español, el 3G3. En noviembre se crea la Escuadra de Caza y García Morato se pone a su cabeza.

Ileso en 511 servicios de guerra y 56 combates aéreos, muere en accidente de vuelo el 4 de abril de 1939, nada más acabar la guerra. Después de muerto se le concedió la Medalla Militar.

De pequeña estatura y gran simpatía, excelente piloto, buen jefe y perfecto compañero, había logrado un prestigio legendario. Con él perdió la Aviación española un héroe indiscutible.

Imágen de Isidoro Giménez García

Giménez García, Isidoro

Alférez piloto destinado en el Grupo 31 de Getafe al comienzo de la Guerra Civil, en uno de sus primeros servicios de guerra llegó hasta Burgos en misión de reconocimiento de las carreteras de acceso a Madrid. Hasta mediados de agosto sale a diario al frente de la Sierra, al Alcázar de Toledo, etc., y después pasa destinado a Sariñena, donde se hace cargo de la Escuadrilla "Alas Rojas". En noviembre de 1936, ascendió a capitán y en diciembre fue a Rusia con Cascón, Villimar, González Montero, Gumersindo Areán y los 200 alumnos de la primera promoción de pilotaje allí formada.

Vuelve a España en el verano de 1937 y participa en la batalla de Brunete al mando de la Escuadrilla número 50 de "Natachas", basada inicialmente en Talamanca de Jarama. En el otoño fue nombrado profesor de vuelo y sucedió a Félix Sampil como jefe de la Escuela de Caza.

Asciende a mayor el 8 de junio de 1938 y en las primeras sema­nas de la batalla del Ebro sustituye a Luis Alonso Vega al frente de la Escuadra de Caza, cargo que ejerce hasta mediados de diciembre. Antes de acabar el año vuelve a El Carmolí y allí se queda al acabar la guerra.

Eduardo González-Gallarza Iragorri

González-Gallarza Iragorri, Eduardo

(1898-1986)

Logroñés, se incorporó al curso de pilotos de 1920-21 siendo teniente de Infantería. Tras un año de piloto en la Escuadrilla de Tetuán, llegó a Melilla en junio de 1922 con la nueva Escuadrilla Napier (DH.9A). En 1923 ascendió a capitán y se distinguió en las duras operaciones de Tizi Asa y Tifaruin, recibiendo en septiembre la Medalla Militar individual.

Después de unos meses de profesor de transformación en Cuatro Vientos, volvió a Marruecos mandando una escuadrilla del Grupo Expedicionario Breguet 14 llamado La Balumba en mayo de 1924, primero a Melilla y después a Tetuán, donde fue herido a poco de llegar. Terminó el año mandando la Escuadrilla Fokker C.IV de Tetuán, con la que se unió en verano del año siguiente al Grupo Expedicionario del Infante, participando desde Melilla en las operaciones de Alhucemas.

En abril-mayo de 1926 realizó el brillante vuelo Madrid-Manila (Escuadrilla Elcano) y este año fue ascendido a comandante por méritos de guerra. Nombrado ayudante del Rey en 1928, participó con Ramón Franco en los dos intentos fallidos de vuelta al mundo en hidro (1928 y 1929).

Durante la Guerra Civil fue uno de los más distinguidos jefes de grupo y escuadra de bombar¬deo del bando Nacional. Creado al terminar la contienda el ministerio del Aire, el coronel González-Gallarza fue nombrado jefe del Estado Mayor del Aire, ascendiendo a general de brigada. En julio de 1945 ascendió a divisionario y fue nombrado ministro del Aire. En 1953 ascendió a teniente general y en febrero de 1957 cesó como ministro. Tras desempeñar la jefatura de la Región Aérea del Estrecho y, seguidamente, de la Central, pasó a la situación B en 1964 y a la reserva en 1968.

El general González-Gallarza falleció el 24 de marzo de 1986, a los 88 años de edad.

Imágen de Emilio Herrera Linares

Herrera Linares, Emilio

(1879-1967). Granadino, salió teniente de Ingenieros en 1901. Estando destinado en Melilla, asistió en Guadalajara a la Escuela de Práctica de Aerostación en 1903. En 1905 se hizo piloto de globo libre y desde 1906 estuvo destinado en Aerostación, siendo uno de los concursantes más activos en España y en el extranjero. Capitán en 1907, marchó a África en 1909 con la Compañía de Aerostación, y al año siguiente se hizo piloto de dirigible.

Alumno del primer curso de pilotos de aeroplano de Cuatro Vientos (1911), fue en los años siguientes profesor sobre monoplanos Nieuport. Creado en 1913 el Servicio de Aeronáutica, fue nombrado jefe del aeródromo de Cuatro Vientos, y en enero de 1914 sustituyó a Kindelán en Tetuán. En febrero efectuó la primera travesía aérea del Estrecho de Gibraltar y en mayo tomó el mando del nuevo aeródromo de Zeluán (Melilla).

En diciembre de 1918, ascendido a comandante, fue retenido en Aviación para que estableciera el Laboratorio Aerodinámico de Cuatro Vientos. Este centro, terminado en 1921, contenía el gran túnel aerodinámico proyectado por el mismo Herrera, que continuó a su frente hasta 1926. Sucesivamente jefe de Instrucción y jefe de Material, y ya teniente coronel, fue nombrado en 1929 director de la Escuela Superior de Aerotécnica, que él organizó y que fue inaugurada en 1930. En este cometido continuó hasta la Guerra Civil. En 1932 había sido nombrado académico de Ciencias. Por estos años proyectó una ascensión a la estratosfera en globo con barquilla abierta que fue abortada por la guerra.

En el conflicto, Herrera permaneció fiel al Gobierno de la República, desempeñando el cargo de jefe de Instrucción y Servicios Técnicos. Exiliado en París al terminar la guerra, subsistió con sus trabajos técnicos en diversas publicaciones y trabajó brevemente en la ONERA en la posguerra mundial. Continuó viviendo muy modestamente en París hasta su muerte, a los 88 años, en Ginebra.

Ignacio Hidalgo de Cisneros y López de Montenegro

Hidalgo de Cisneros y López de Montenegro, Ignacio

(1896-1966)

Nacido en Vitoria el 11 de julio de 1896 y fallecido en Bucarest el 9 de febrero de 1966.

Perteneciente a una familia de rancio abolengo y tradición carlista y militar, ingresó en la Academia de Intendencia en 1912, inscribiéndose en Aviación en 1920, como miembro de la promoción extraordinaria de este año, de cerca de cien alumnos.

Titulado en 1921 fue destinado a Melilla, a la 2ª Escuadrilla Bristol, tomando parte en los bombardeos sobre la cábila de Beni-Ulixek. En 1924 pasó a los De Havilland y en 1925 a la 1ª Escuadrilla de hidroaviones, que mandaba el comandante Ramón Franco, con la que actuó cuando el desembarco de Alhucemas.

Destinado luego al Sahara y en 1930 a la 1ª Escuadra, tomó parte en la sublevación de Cuatro Vientos y se vio obligado a exiliarse por unos meses, hasta que en abril de 1931 regresó a España y fue nombrado agregado aéreo en Roma y Berlín.

Después de fracasada la revolución de octubre de 1934 sacó de España, escondido en el portamaletas de su coche, al dirigente socialista Indalecio Prieto, uno de los dirigentes de la sofocada intentona. Tras las elecciones de febrero de 1936 volvió a España y fue destinado a la 1ª Escuadra, como segundo jefe de la misma y agregado a la Oficina de Mando.

Al ser creado el Ministerio de Mariana y Aire, Indalecio Prieto le nombró jefe de Fuerzas Aéreas, puesto que mantuvo al crearse el Ministerio de Defensa y cuando Negrín sustituyó a Prieto en su titularidad. Durante la guerra ascendió desde comandante a general. En febrero de 1939 pasó a Francia y ya no recuperaría el mando de las Fuerzas Aéreas, que sería ocupado por el coronel Camacho y, finalmente, por el coronel Cascón.

Pedro Huarte-Mendicoa Larraga

Huarte-Mendicoa Larraga, Pedro

(1905)

Navarro de nacimiento, Huarte-Mendicoa es un ejemplo de irrefrenable vocación. Teniente de Artillería en 1925, oficial aviador en 1930 e ingeniero aeronáutico por la Es¬cuela Superior Aerotécnica en 1934, pasó a Servicios Técnicos. Terminada la guerra, es ascendido a teniente coronel. Destinado en la Sección de Estudios y Experiencias, proyecta una avioneta, la HM-1, que vuela en abril de 1942. Este año, forma parte del reducido grupo organizador del INTA. En este Instituto (aun¬que físicamente aún en Cuatro Vientos) desarrolló otros cinco tipos de avioneta, de los que dos (HM-1 y HM-9) se fabricaron en serie.

En 1946, Huarte-Mendicoa fue nombrado director de la oficina de proyectos entonces creada por CASA. En este puesto dirigió el proyecto de los aviones C.201 Alcotán, C.202 Halcón y C.207 Azor. En 1960 dejó proyectos para ser adjunto a la delegación del consejo de administración de CASA.

En enero de 1968 ascendió a general de brigada del Cuerpo de Ingenieros Aeronáuticos, dejando CASA y ocupando el puesto de director de Industrias Aeronáuticas en el ministerio del Aire. General de división en febrero de 1970, continuó en el mismo destino hasta su pase a la reserva en 1973.

Imágen de Alfredo Kindelán Duany

Kindelán Duany, Alfredo

(1879-1962). Nacido en Santiago de Cuba, Kindelán salió de teniente de Ingenieros en 1899. En 1901 se hizo piloto de globo libre en el Servicio Aerostático. Destacado entre los aerosteros, el capitán Kindelán acompañó al coronel Vives en su histórica comisión de 1909 por Europa. En 1910 se hizo piloto de dirigible y al año siguiente fue nombrado "encargado" del Aeródromo de Cuatro Vientos, obteniendo el primer título de piloto de aeroplano allí concedido. En 1913 fue nombrado jefe de Aviación al crearse el Servicio de Aeronáutica Militar, asumiendo en octubre el mando de la primera escuadrilla española en Marruecos. En marzo de 1915 abandonó la Aeronáutica Militar y fue nombrado Director de la Escuela Nacional de Aeronáutica de Getafe. Ya Comandante, se reincorporó al servicio activo en 1919.

En 1921 creó en los Alcázares la que se llamaría Escuela de Combate y Bombardeo, y al año siguiente llegó a Melilla como jefe de las Fuerzas Aéreas de África, ascendiendo a teniente coronel en 1923. En el combate de Tizi Asa, volando de observador, fue herido. Fue nombrado jefe de Instrucción y en 1925 mandó la Escuadra Expedicionaria en las operaciones de Alhucemas.

En abril de 1926 fue nombrado jefe superior de Aeronáutica y en junio se confirmó su ascenso a coronel por méritos de guerra (al que había renunciado). Ya general de brigada, fue cesado en su destino al caer la Dictadura en enero de 1930. Al proclamarse la República, pidió el pase a la Reserva.

En el bando de Franco, durante la Guerra Civil, fue pronto nombrado jefe de los Servicios del Aire, ascendiendo a divisionario en 1937. Al crearse en 1939 el ministerio y el Ejército del Aire, Kindelán fue prácticamente excluido, quedándose en el Ejército de Tierra, donde llegó a teniente general en 1940. Marginado por sus ideas monárquicas y posteriormente rehabilitado, pasó a la reserva en 1949. En 1961, cincuentenario de Cuatro Vientos, recibió el título de marqués, muriendo al año siguiente.

Joaquín Loriga Taboada

Loriga Taboada, Joaquín

(1895-1927). Nació en San Martiño de Prado (Lalín) el 23 de Septiembre de 1895. Siguiendo la tradición familiar, ingresó en la Academia de Artillería y participó en la Guerra de Marruecos, tomando contacto con la Aviación militar en 1921 después de ascender a Capitán. Fue considerado uno de los pilotos más competentes y valientes al Servicio de Aviación. Durante los últimos meses del año 1922 estuvo al mando de la 3ª Escuadrilla de DH-4 de Melilla. En agosto de 1923 recibió la Medalla Militar por sus acciones en las guerras del Rif, junto con otros destacados aviadores como Ramón Franco, Juan de Ortiz y su compañero Eduardo González Gallarza.

En agosto de 1924 se incorporó al aeródromo de Cuatro Vientos como Jefe de la Escuadrilla de Clasificación; voló el Autogiro de Ricardo de La Cierva en su vuelo inaugural.

Una de sus principales hazañas fue el raid de Madrid a Manila a bordo de un Breguet y fue nombrado hijo adoptivo de Manila por tal acción, que supuso 18.900 kilómetros y 33 días de vuelo. Recibió la medalla de la Liga Internacional de Aviadores en 1927.

Rafael Martínez Esteve

Martínez Esteve, Rafael

(1894-1965). Nació en Valencia el 17 de febrero de 1894 en el seno de una familia acomodada. Siguiendo una acendrada vocación militar, en 1911 ingresó en la Academia de Infantería de Toledo, donde coincidió con otro gran protagonista de la Historia de la Aviación Española, Ramón Franco, con quien desde entonces mantendría una constante relación.

Asciende a Teniente en 1916 y, posteriormente, es admitido como alumno en el curso de pilotos de aeroplano que se inicia en febrero de 1920, en el aeródromo de Los Alcázares (Murcia). A final de la primavera de 1920 asciende a Capitán y, ya con este grado, recibe el título de piloto militar con antigüedad de 30 de junio de 1921.

Tras un breve periodo en Cuatro Vientos y en Sevilla, el Capitán Martínez Esteve es destinado a las Fuerzas Aéreas de África, donde volará los biplanos Breguet XIV.

En enero de 1923 forma parte de uno de los primeros Grandes Vuelos de la Aviación Española. Se trata de enlazar por vía aérea la Península con el Archipiélago Canario.

Rafael Martínez Esteve mostró siempre una gran inquietud intelectual. Durante su estancia en Marruecos estudió el árabe, que llegó a dominar, como también dominaba el francés y el inglés. Su actuación en Marruecos le hizo acreedor a numerosas condecoraciones entre las que cabe destacar la muy apreciada "Orden de María Cristina".

En el año 1924, sus compañeros Loriga y González Gallarza y él hicieron suya la idea del Comandante Carrillo Durán de llevar a cabo un vuelo que uniese España con las remotas Islas Filipinas. Rafael Martínez Esteve, como más antiguo, ostentaría el mando de la Patrulla, a la que se decidió bautizar con el nombre de "Elcano"; con él volaría el Cabo Mecánico Pedro Mariano Calvo. Joaquín Loriga volaría con el Cabo mecánico Eugenio Pérez y Eduardo González Gallarza lo haría con el Cabo mecánico Joaquín Arozamena.

En el mes de abril de 1927 recibió el ascenso a Comandante por méritos de guerra alcanzados durante la Campaña de Marruecos y fue nombrado Jefe de la 1ª Escuadrilla del Grupo 33, basada en el aeródromo de Burgos, siendo posteriormente Jefe del Aeródromo de Burgos. Pasó después a Getafe como Jefe del Grupo número 5, y después a Logroño. Finalmente, en 1927 fue destinado a la Base Aérea de Los Alcázares para seguir un curso de piloto de hidroavión.

En el mes de Abril de 1927 recibe el ascenso a Comandante por méritos de guerra alcanzados durante la Campaña de Marruecos y es nombrado Jefe de la 1ª Escuadrilla del Grupo 33, basada en el aeródromo de Burgos. Trasladado a la capital castellana, poco después es nombrado también Jefe del Aeródromo de Burgos. Pasa después a Getafe, como Jefe del Grupo número 5, y después a Logroño. En septiembre de 1927 fue destinado a la Base Aérea de Los Alcázares para seguir un curso de piloto de hidroavión.

Cualificado como piloto de hidroaviones, a comienzos de 1928 marcha a la Base Aérea de Atalayón, en Mar Chica, al Sur de Melilla, como Jefe del 10ª Grupo de las Fuerzas Áreas de África.

Destinado a la Escuadra nº 1 con base en Getafe, firmará su adhesión a la República el día 24 de Abril de 1931.

Enviado por el Servicio de Aeronáutica, pasó seis meses en París adscrito al Estado Mayor de la 2ª División Aérea de la "Armée de l'Air". A su regreso fue nombrado Jefe de las Fuerzas Aéreas de la Zona Oriental de Marruecos, con sede en la Base Aérea de Atalayón. En diciembre de 1935 se le propone para el ascenso a Teniente Coronel.

Permanecerá en su destino marroquí hasta el mes de febrero de 1936, cuando llega a Sevilla para hacerse cargo del mando de la 2ª Escuadra Aérea y de la Base Aérea de Tablada, donde le sorprende el inicio de la Guerra Civil.

El 19 de julio de 1936 es detenido, juzgado en consejo de guerra y condenado a muerte, pena que posteriormente le fue conmutada por la de 20 años de prisión. Una vez en libertad, se trasladó a Madrid donde murió en 1965.

Imágen de Leocadio Mendiola Núnez

Mendiola Núnez, Leocadio

Nace el 8 de febrero de 1909 en Badajoz. En julio de 1926 ingresó como voluntario en Ingenieros, para el Servicio de Aviación. En 1927 ya era sargento y se encontraba destinado en la Escuadrilla de Experimentación. En 1931 fue nombrado piloto aviador tras la superación del correspondiente curso. Los primeros aviones que voló fueron el DH-9, el Nieuport 29, el Loring R-III y el Breguet XIV. En 1936 al estallar la Guerra Civil Española se encontraba destinado en Getafe, durante ese año pasó a formar parte de las tripulaciones de los Tupolev SB-2 Katiuskas. A lo largo de 1937 fue designado primero Jefe de la 3ª Escuadrilla y más tarde del Grupo 24 de Katiuskas. Pasó casi toda la guerra civil en el aire. Realizó unas 4.000 horas de vuelo. Tomó parte en casi todas las batallas de esta contienda, de principio a fin, entre las que cabe destacar las de Guadalajara, Brunete, Belchite, Teruel, el Ebro y los bombardeos de Zaragoza, Huesca y La Cenia, así como los ataques al acorazado Deustchland (Alemán) y al crucero Baleares.

En 1938 se le concedió la Placa Laureada de Madrid, el Diario Oficial nº 223 de 31 de agosto refrendaba su concesión citando -la actuación del mayor D. Leocalio Mendiola Núñez ha sido no solamente ejemplar, sino única entre los pilotos de la República?. No existe en todo el Arma un ejemplo de constancia en el servicio como el del mayor Mendiola?-

En 1939 al finalizar la guerra civil, cuando ostentaba el empleo de Teniente Coronel, voló con un Katiuska hacia Orán. Permaneció en el exilio hasta 1967, cuando regresó a España.

Imágen de José Muñoz Jiménez

Muñoz Jiménez, José

José Muñoz, "el Corto" no era precisamente un gigante físico, como su apodo indica, pero al mando del Grupo 1G2 de "He 51", haría patente su elevada talla moral y un valor extrahuma­no. Previamente había volado como capitán, en "Breguet 19", en De Havilland "Dragon", en "Romeo-37" y en "Heinkel 70", demostrando en todos los desti­nos el gran poder de su volun­tad.

En diez meses bajo su mando, con 12 aviones en plantilla el 1G2 sufrió nueve bajas definiti­vas, siete temporales y un gran número de derribos afortunados, a cambio de una extraordinaria y eficaz labor bélica. José Muñoz salió ileso de todas las misiones, a pesar de ir siempre en cabeza de la formación.

Habilitado para comandante en agosto de 1938 y agregado poco después a la 3ª Escuadrilla de Caza de la Legión Cóndor, es nombrado a final de año jefe del Grupo mixto 5G5 (He 112 y 109), de nueva creación, a cuyo frente actúa en 1939.

Al crearse en la posguerra la Escuela Superior del Aire pasa a ella como alumno y profesor, cargo éste que conserva hasta su salida hacia Rusia en julio de 1941. Va como agregado a la 1ª Escuadrilla, sin plaza en vuelo, pues estaba preconizado para mandar la 2ª Escuadrilla, pero se empeña en efectuar servicios de guerra y llega a totalizar 30, que se sumaron a los 402 de España.

El 27 de noviembre de 1941 fue derribado por tiro de tierra cuando volaba a tan baja altura que el paracaídas sólo inició su apertura momentos an­tes de llegar al suelo.

Condecorado con la Medalla Militar y un ascenso por méritos de guerra.

Imágen de Angel Pastor Velasco

Pastor Velasco, Angel

(1887-1958). Nació en Villena (Alicante). En septiembre de 1902 ingresó en la Academia de Artillería, de la que salió como primer teniente en julio de 1907. Tras varios destinos, algunos en África, ascendió a capitán en julio de 1913, incorporándose el 1 de septiembre al curso de pilotos militares. Piloto de segunda en Alcalá el 29 del mismo mes sobre Maurice Farman, fue destinado al nuevo Aeródromo de Arcila, Marruecos, en enero de 1914. Allí realiza las pruebas de piloto superior. Pastor permaneció en Arcila, donde compaginó sus servicios con el estudio del árabe, hasta agosto de 1917, mandando el aeródromo y la escuadrilla.

A finales de agosto de 1917, Pastor se incorporó como piloto al nuevo aeródromo de Tablada, Sevilla, en el que sufrió un grave accidente de vuelo, resultando con doble fractura de fémur izquierdo y otras heridas y quemaduras. Hospitalizado hasta mayo de 1919. Pastor conservó para siempre una característica cojera, pero no desistió de volver a volar. En febrero de 1920 fue destinado como jefe al aeródromo de Tablada, una de las cinco escuelas usadas aquel año para instruir la famosa promoción grande. En julio de 1922, Pastor volvió a Marruecos tomando el mando del Primer Grupo de Escuadrillas y aeródromo de Tetuán, destino que desempeñó hasta fines de octubre de 1923.

De nuevo en Tablada, ascendió a comandante en abril de 1924 y en verano se hizo cargo de los Talleres. Al crearse en 1926 la Escala de Aviación fue clasificado jefe de grupo. En 1927 fue ascendido a jefe de escuadra y nombrado jefe de la Oficina de Mando de Aeronáutica en el Ministerio de la Guerra. En enero de 1928 fue nombrado jefe de Parque y Fabricación y en 1930 director accidental de Material. En diciembre tomó parte en la fallida sublevación de Cuatro Vientos, escapando al extranjero, de donde regresó al proclamarse la II República. Por Decreto del 22 de abril de 1931 fue nombrado jefe del Servicio de Aviación, en cuyo puesto expuso y defendió brillantemente los principios básicos de la doctrina aérea. Ascendió a teniente coronel en octubre de 1934 y ese mismo mes pasó agregado a la dirección general de la Aeronáutica. Tras unos meses en la 1ª Inspección General del Ejército (1935-36) fue nombrado de nuevo jefe de la Oficina de Mando, en cuyo puesto permanecía al iniciarse la Guerra Civil.

No existiendo jefe de Aviación, Pastor fue la única cabeza del Arma en el desbarajuste inicial. En agosto fue ascendido a coronel y en septiembre lo nombraron subsecretario del Aire. En marzo de 1937, tras una comisión en París para comprar material, Pastor, según parece, dimitió, siendo sustituido por Camacho. En junio de aquel año fue nombrado subsecretario de Armamento, destino efímero, pues en agosto pasó a la Comisión Técnica Española en París, encargado de nuevo de la adquisición de material para Aviación.

Imágen de Enrique Pereira Basanta

Pereira Basanta, Enrique

Nacido en Barcelona en 1902, ingresó en la Aeronáutica Naval en 1921 como mecánico de Aviación, logró el título de piloto en 1926 y ascendió en 1932 a oficial tercero del Cuerpo Auxiliar de Aeronáutica. Destacado piloto de hidroaviones y aparatos terrestres, en los primeros días de guerra voló en Vickers terrestre en el frente de Aragón y luego en hidro Savoia-62 en Aragón y Baleares.

Seleccionado para formar parte de la patrulla S-62 que se trasladó en vuelo de Rosas al Cantábrico, allí permaneció desde el 20 de septiembre al 30 de octubre de 1936. Ascendido a capitán y nombrado jefe de la 2ª Escuadrilla del Grupo 12 de "Katiuskas", tras organizar el aeródromo de Sisante y asistir al curso de polimotores en Reus, tomó el mando efectivo de la Escuadrilla en marzo de 1937, a cuyo frente participó en las disputadas batallas de Guadalajara, La Granja, Brunete y Belchite, y en bombardeos a buques en Baleares y frente a Valencia y al aeródromo de Garray (Soria).

Ascendido a mayor el 7 de agosto de 1937, ejerció acertadamente el mando del Grupo 24 de "Katiuskas" en los enfrentamientos en Aragón del otoño de 1937. Nombrado jefe de la 5ª Región Aérea el 10 de diciembre de 1937, actuó de enlace de Aviación con el Ejército de Extremadura en los duros combates del verano de 1938, con puesto de mando en Chillón. Trasladado el 26 de marzo de 1939 a la 2ª Región Aérea, permaneció en su puesto hasta la llegada de los vencedores.

Manuel Presa Alonso

Presa Alonso, Manuel

Nació en Puenteareas (Pontevedra) el 13 de abril de 1904. Tuvo una infancia extremadamente difícil y pertenece a una generación que heredaba la pérdida reciente de los últimos reductos coloniales seguido de un conflicto armado en Marruecos.

Una vez decidido por la vida militar, en 1923 obtuvo plaza en la Academia del Arma de infantería iniciando su etapa de alumno que culminó en julio de 1926 cuando fue promovido al empleo de Alférez, incorporándose al Regimiento de infantería Príncipe nº 3 en Oviedo.En 1927 fue destinado al Tercio, 5ª Bandera de Ametralladoras en el Campamento de Dar Riffien próximo a Ceuta, donde el recién ascendido teniente Presa recibió su bautismo de fuego, entrando en combate en las numerosas acciones de guerra que protagonizó su Bandera.En 1929 entró a formar parte del Servicio de Aviación, hasta 1930 en el que fue seleccionado para tomar parte en el curso de Observador de Aeroplano en la Escuela de los Alcázares en Murcia. Su primer destino en Aviación Militar fue la Base de Hidroaviones de Atalayón (Melilla) donde quedó realizando vuelos en calidad de Observador hasta febrero del 31 en que sería transferido a la Escuadrilla de Villa Cisneros.

En 1931 se incorporó a un curso de pilotos militares en la Escuela de Albacete y tras varios cursos más, fue destinado a la Escuadra nº 2, Escuadrilla nº 22 en Sevilla, volando en aviones Breguet XIX y XIV así como los DeHavilland.

Durante la Guerra Civil obtuvo la medalla Militar individual. En 1937 fue uno de los cuatro pilotos que la Jefatura del Aire mando al aeródromo de Neuruppin al norte de Berlín para realizar un curso de vuelos sin visibilidad por el nuevo sistema de aproximación y aterrizaje conocido como ZZ. A finales del año 39 fue destinado a Valencia como jefe de la Delegación Aérea de las provincias de Valencia, Alicante, Castellón, cuenca y Albacete. En 1941 viajó a Italia formando parte de una comisión designada para el estudio y creación de la Academia General del Aire.

Está en posesión de numerosas condecoraciones, entre otras: la Medalla Militar de Marruecos, Medalla de Campaña, Dos Cruces Rojas del Mérito Militar, dos Cruces de Guerra, Orden Imperial de la Medahuía, Medalla Militar Colectiva y Medalla Militar individual.

A finales de los cuarenta puso en funcionamiento la "Escuela Presa" en la que se preparaban los aspirantes a ingresar en la Academia General del Aire.

Foto de Fernando Rein Loring

Rein Loring, Fernando

(1902- 1978) Nació en Málaga el 9 de septiembre de 1902.

Estudió la carrera de perito electricista.

Ingresó en 1924 como soldado voluntario en la Escuela de Complemento de Ingenieros. Al ascender a sargento pidió el pase a Aviación, efectuando el curso de ametrallador-bombardero y fue destinado a la 1ª Escuadrilla. 2º Grupo Breguet XIV en África. Resultó herido en misión de guerra en noviembre de 1924 mientras participaba en un servicio de protección de la fuerza que se retiraba hacia Alcazarquivir. Realizó en diciembre de 1924 el curso de piloto de aeroplano en Alcalá de Henares, efectuando las prácticas en Cuatro Vientos y regresando a Marruecos (4ª Escuadrilla de Larache).

Fue ascendido a Brigada por méritos de guerra. Al acabar la campaña, en 1927 ingresó en la compañía CETFA, donde efectuó trabajos fotográficos por todo el territorio nacional en colaboración con el Instituto Geográfico y Catastral.

En 1932 entró al servicio de CLASA.

Realizó dicho año su primer vuelo Madrid-Manila tripulando una avioneta Loring E-II. Fue elegido presidente de la Liga de Pilotos Civiles de España.

En 1933 volvió a repetir el viaje Madrid-Manila, esta vez sobre avioneta Comper Swift.

En 1934 se casó en Pamplona con doña Mercedes Arraiza. El matrimonio tuvo un solo hijo, Fernando.

Pasó a la compañía LAPE, donde permaneció hasta la Guerra Civil, la contienda le sorprendió en zona republicana. El 26 de septiembre consiguió fugarse con un bimotor Airspeed Envoy desde Barajas a Pamplona, incorporado a una bandera de F.E. de Navarra combatió en el frente del norte hasta que en julio de 1937 pasó a Aviación sirviendo como brigada en Transporte Aéreo. Fue ascendido a Alférez en agosto de 1937, pasando al Grupo 46-28 (Soria 79). En una acción el 18 de julio de 1938 su avión fue derribado por la artillería antiaérea salvándose en paracaídas. Fue citado como distinguido en la orden de 18 de julio de 1938 y ascendido a teniente en agosto del mismo año.

Participó en las pruebas de vuelo del avión Junkers JU-86 y realizó un viaje a Italia para traer un Savoia-79.

Finalizó la contienda con doscientas doce horas de vuelo en campaña y 72 servicios. Pasó entonces a la Sección de Aviación Civil del Ministerio del Aire.

Realizó con un Dornier DO-17 el levantamiento topográfico de Galicia y fue destinado a la subdirección de Tráfico Aéreo hasta 1940 en que pasó a la compañía Iberia. En 1942 fue nombrado jefe de pilotos de Iberia, recibiendo el distintivo de Mérito al Tráfico Aéreo por sobrepasar el millón de kilómetros volados.

En 1947 es el primer piloto español que alcanza las diez mil horas de vuelo. Se le designa para piloto el avión que trae a España a doña Eva Duarte de Perón.

Se le concede la Medalla Aérea en 1948.

Permaneció en el cargo de comandante jefe de pilotos de Iberia hasta 1971, totalizando más de veinticinco mil horas de vuelo.

En 1971 causó baja en vuelo y fue nombrado jefe de Mayordomía hasta su jubilación en 1973.

Falleció en Málaga el 24 de junio de 1978.

Poseía, entre otras condecoraciones y medallas civiles, la Cruz de María Cristina, Cruz de Guerra, Cruz Roja del Mérito Militar, Medalla de la Campaña y Cruz del Águila Alemana con espadas.

Fotografía de Cipriano Rodríguez Díaz

Rodríguez Díaz, Cipriano

En la cántabra villa de Laredo, el 11 de febrero de 1904, nace Cipriano Rodríguez Díaz, que, tras su paso por la Academia Militar de Ingenieros, marcha en 1923 como teniente a Marruecos, y en la Comandancia de Melilla acredita pronto su valor, participando en diversas acciones de eufónicos nombres de los que por entonces llenaban las páginas de los diarios españoles.

Atraído por la aviación, no descansa hasta encontrase en posesión del título de observador, y ya como tal, se incorpora en mayo de 1925, en el aeródromo de Auámara, en Larache, a la escuadrilla De Havilland-Napier. No tardarán en darse cuenta sus compañeros, de que Cucufate ?como cariñosamente darán en llamarle- encierra en aquel menudo cuerpo de 1,58 de estatura, un enorme corazón y un cerebro privilegiado.

Se hace piloto, y en primavera de 1926 volverá a Marruecos, encuadrado en una escuadrilla de sesquiplanos Breguet XIX, el material más moderno del momento, con la que participa en las duras y gloriosas jornadas.

Llegada la paz, Cipriano Rodríguez es destinado al Grupo de Experimentación, y en él aplica toda su experiencia, su imaginación y la seria preparación que posee, para mejorar el material del servicio; concibe, diseña y realiza un lanzabombas eléctrico que resultará muy superior a los sistemas en uso, y pasará a equipar a los aviones españoles.

Los días 7 y 11 de octubre de 1930, acompañado del teniente De Haya, Cipriano Rodríguez ?ya capitán-, a bordo del sexquiplano Gran Raid, 12-71 batirá la marca mundial de velocidad sobre 5.000 kilómetros, sobre 2.000 con carga y 2.000 sin ella, marcas que no serán superadas hasta cuatro años mas tarde. Al año siguiente, el 24 de diciembre, con el mismo 12-71, Rodríguez y De Haya despegarán de Tablada para cubrir en vuelo directo los 4.312 km. que separan a Sevilla de Bata, en la que era nuestra colonia del golfo de Guinea, sobrevolando el Sáhara y la selva ecuatorial, en una hazaña que será sinceramente reconocida más allá de nuestras fronteras.

El comandante Cipriano Rodríguez Díaz fue ascendido por méritos de guerra, y el 6 de octubre, a título póstumo, le fue concedida la Medalla Militar.

Retrato Julio de Ruiz de Alda Mingueleiz

Ruiz de Alda Mingueleiz, Julio

Nacido en Estella (Navarra) el 7 de octubre de 1897, Julio Ruiz de Alda ingresó en la Academia de Artillería en septiembre de 1913, saliendo de primer teniente en julio de 1918. Destinado a Ceuta, fue llamado en marzo de 1922 a Cuatro Vientos para seguir el curso de observador de aeroplano. En septiembre, ascendido a capitán, se traslada a Marruecos como observador en prácticas, terminando el año en la base de Mar Chica.

El 27 de enero de 1923 es declarado observador y pasa al aeródromo de Tetuán, de cuyos talleres se hace cargo en junio. En julio del año siguiente, durante los aprovisionamientos de Coba Darsa, volaba de observador del glorioso capitán Barberán el día éste fue herido.

Días después, Ruiz de Alda pasó destinado a la Península, iniciando el curso de piloto en Alcalá. No nos consta cuando obtuvo el título de piloto (no figura en la lista de la FAI), pero debió ser bastante después. Su destino en Cuatro Vientos era Compras de la Inspección de Material. En 1925 fue el primer observador que se ofreció a Ramón Franco para acompañarle en su vuelo a la Argentina, siendo aceptado en verano, tras la baja en Aviación de Barberán. Acompaña a Franco a Marina di Pisa para decepcionar el hidro, mientras se prepara teórica y prácticamente con gran tesón para su cometido de navegante y operador de radio y radiogonómetro. Las etapas atlánticas del Plus Ultra, particularmente las dos de mayor dificultad (Gando-Porto Praia, 26 de enero de 1926, y Praia-Noronha, 30 de enero) fueron voladas con absoluta precisión, basando la navegación en el radiogoniómetro, equipo que en aquella época era poco usado y de funcionamiento muy inseguro.

A la vuelta de Sudamérica, Ruiz de Alda debió obtener el título de piloto militar, y en julio fue nombraod jefe de escuadrilla en la nueva Escala de Aviación, continuando en el Servicio de Material. En 1928 y 1929 acompañó a Franco en su frustrados intentos de vuelta al mundo y, tras el rescate del Dornier núm. 25 (falso núm. 16) por el portaviones británico Tagle, pasó a la situación de supernumerario para ocupar los cargos de presidente y consejero delegado de la Compañía Española de Trabajos Fotográficos Aéreos (CETFA). En 1930 fue nombrado presidente de la Federación Aeronáutica Española (FAE).

Durante la segunda República, Ruiz de Alda continuó supernumerario hasta junio de 1933, en cuyo mes obtuvo el retiro extraordinario vulgarmente conocido como "retiro por la Ley de Azaña", dedicándose cada vez más intensamente a la política. Amigo y correligionario de José Antonio Primo de Rivera, es uno de los fundadores del partido Falange Española. Al producirse en 1936 la victoria del Frente Popular es detenido. El 22 de agosto fue fusilado en la cárcel modelo.

Imágen de SAR Infante de Orleans

S.A.R. Infante de Orleans

(1886-1975). Nacido en Madrid, salió segundo teniente de la Academia de Infantería en 1909. Al año siguiente se hizo piloto de aeroplano por su cuenta en Francia, obteniendo el segundo título español (23 de octubre de 1910). Tras servir en Melilla como primer teniente en Infantería, se incorporó a Cuatro Vientos para hacerse piloto militar, obteniendo el título elemental en febrero de 1913. En octubre formó parte de la primera escuadrilla española en Marruecos, y a finales de noviembre voló al nuevo aeródromo de Arcila llevando en su Lohner al coronel Vives. Vuelto a Cuatro Vientos, ascendió a capitán en mayo de 1914. Con un Flecha especial, con motor Mercedes, realizó en mayo de 1916 el primer vuelo sin escalas de Madrid al mar (concretamente, a Los Alcázares).

En 1922 dirigió en Los Alcázares el primer curso de caza y en 1925 mandó el Grupo Expedicionario Fokker C.IV en las operaciones de Alhucemas. Al año siguiente ascendió a comandante y fue nombrado jefe de la Escuela de Tiro y Bombardeo de Los Alcázares, pasando a Cuatro Vientos en 1928 como Inspector de Tropas de los Servicios de Instrucción.

Retirado del Ejército al proclamarse la República, ofreció sus servicios al bando sublevado al comenzar la Guerra Civil, desempeñando sucesivamente el mando de varios grupos y el de la 2ª Brigada del Aire. Terminada la contienda, fue nombrado jefe de la Región Aérea del Estrecho, ascendiendo a general de brigada en 1940 y a divisionario en 1943.

En 1945, por razones políticas, quedó disponible, retirándose a su palacio de Sanlúcar de Barrameda.

En la reserva desde 1954, no dejó de pilotar aeronaves, incluyendo el acrobático Jungmeister, a pesar de su edad. En 1968, ya con 82 años, fue ascendido a teniente general, muriendo en 1975 a los 88 años.

Imágen de Ángel Salas Larrazabal

Salas Larrazabal, Ángel

(1906-1994). Nace en Orduña (Vizcaya) en octubre de 1906. Número uno de la segunda promoción de Aviación de1928 a 1929, ascendió a capitán en febrero de 1936. El 18 de julio de este año se fugó en Bre­guet 19 de Getafe a Pamplona y actuó en los primeros días de guerra como enlace de Mola con Franco y Queipo de Llano. Vuela después, sucesivamente, en De Havilland "Dragon", Fokker-12, Nieuport-52, Fiat, PWS-10 y He-­51, y en abril de 1937 vuelve a los Fiat.

Sucesor de Morato en el mando del Grupo 2G3 (septiembre de 1937) y en el de la Escuadra de Caza (4 de abril de 1939), en abril de 1938 fue habilitado para comandante. Siempre en primera línea, excepto dos meses que estuvo hospitalizado, sus promedios de más de veinte servicios de guerra y cuarenta horas de vuelo por mes activo (30 en total) no fueron alcanzados por ningún otro piloto.

En la posguerra simultaneó el mando de la Escuadra de Caza (luego Regimiento 21) con el de la 4ª Sección del Estado Mayor del Aire y asistió como alumno y profesor al primer curso de la Escuela Superior del Aire. Expe­dicionario a Rusia, al frente de la 1ª Escuadrilla, allí destruye siete aviones, que unidos a los 17 de España (uno de ellos en colabo­ración), elevan su cuenta a 24.

Agregado aéreo en Berlín-Berna-Lisboa en los años 40 y luego en París en los 50, hizo el curso de reactores a los cincuenta años de edad y fue luego nombrado jefe de las Fuerzas Aéreas de la Defensa. Al frente luego de la Zona Aérea de Canarias y de la Escuela de Altos Estudios Militares, terminó su vida militar activa en 1972 como jefe del Mando de la Aviación Táctica y de la Región Aérea del Estrecho.

Consejero del Reino en representación de las Fuerzas Armadas, en noviembre de 1975 formó parte del Consejo de Regencia. Posteriormente asistió a una legislatura como senador de designación real.

Poseedor de la Medalla Militar, la Medalla Aérea y dos ascensos por méritos de guerra.

Fallece el 19 de julio de 1994.

Imágen de Ramón Salas Larrazabal

Salas Larrazabal, Ramón

(1916-1993). Nació en Burgos el 31 de agosto de 1916, en el seno de una familia vascocastellana. Alumno de Ciencias Químicas en la Universidad Complutense, al comenzar la Guerra Civil se alistó como voluntario en el tercio burgalés de Santa Gadea, efec­tuando en el otoño e invierno de 1937 el curso de alférez provisio­nal de Aviación, arma en la que terminó la contienda con el grado de teniente provisional, siendo destinado a continuación a la 4ª Sección del Estado Mayor del Aire.

En julio de 1941 se trasladó a Rusia con la primera escuadrilla expedicionaria, interviniendo en la ofensiva contra Moscú del otoño de dicho año y en el retroceso que se inició en di­ciembre. Vuelto a España en 1942, ingresó en la Academia de Tropas de Aviación, para su transformación a oficial profesional, quedando de profesor en la mis­ma y efectuando después el cur­so de Educación Física en Es­paña y el de Paracaidismo en Córdoba (Argentina).

Nombrado jefe de la 1ª Ban­dera Paracaidista en 1946, al año siguiente se encargó de la orga­nización de la Escuela Militar de Paracaidismo de Alcantarilla, cuyo mando ejerció durante quin­ce años. Tras breves estancias en la Dirección de Servicios del ministerio del Aire y en el CESE­DEN, tomó el mando del Centro de Reclutamiento e Instrucción Militar (CRIM) de Valladolid y a su disolución se le encomendó la jefatura de la Escuela Central de Automovilismo y poco des­pués la de Personal de la subse­cretaría de Aviación Civil. Su último destino militar fue la di­rección del Colegio Menor Nues­tra Señora de Loreto.

Estas actividades principales las simultaneó con el ejercicio de la secretaría de redacción de las Reales Ordenanzas Militares y con una extensa actuación cultural, oral y escrita, que se materializó en un número impor­tante de conferencias, artículos y libros, entre los que deben destacarse su monumental His­toria del Ejército Popular de la República y la Historia General de la Guerra de España. En el año 1988 fue nombrado miembro de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y se le adjudicó el premio Marqués de Santa Cruz y de Marcenado.

El General Ramón Salas Larrazábal falleció el 17 de junio de 1993 a los 76 años de edad.

Imágen de Julio Salvador Díaz-Benjumea

Salvador Díaz-Benjumea, Julio

(1928-1987). Número uno de la cuarta y última promoción de Avia­ción de anteguerra, estaba desti­nado como teniente en el Grupo Breguet 19 de Tablada en julio de 1936. Pronto destacó con los cazas "Nieuport 52" que fue en­tregando el Parque Regional del Sur y después con los "Hein­kel 51" importados de Alemania, aunque su consagración defini­tiva la lograría con los Fiat "CR-­32", una de cuyas escuadrillas mandó desde mayo de 1937 al 3 de octubre de 1938. Derribado en esta fecha en el sector del Ebro, permaneció prisionero en Cataluña hasta febrero de 1939.

Máximo derribador en la Guerra Civil, después de Morato, con 23 aviones y un globo abatidos, voló en guerra 1.066 horas, con unos promedios de 38 horas y 20 servicios por mes activo, casi iguales a los de Salas.

Destinado en la posguerra al Grupo Fiat de Tablada, asume pronto la jefatura de la Escuela de Caza, que deja transitoria­mente en 1942 para relevar a Salas en Rusia. Vuelve a Morón a finales de este año y allí forma a todos los aviadores españoles de caza durante una década.

Nombrado agregado aéreo en Washington en los momentos de aproximación entre España y los Estados Unidos, fue posterior­mente director de la Academia General del Aire, jefe de las Fuerzas Aéreas de la Defensa y segundo jefe del Alto Estado Mayor. En 1969 fue nombrado ministro del Aire y en 1970 as­cendió a teniente general.

Ha sido condecorado con las Medallas Militar y Aérea y un ascenso por méritos de guerra.

El general Díaz-Benjumea falleció el 22 de junio de 1987.

Imágen de Pedro Vives Vich

Vives Vich, Pedro

(1858-1938). Nacido en Igualada (Barcelona), salió teniente de Ingenieros en 1878. Estudioso, políglota y viajero incansable era ya comandante cuando en 1896 se crearon la Compañía y Parque de Aerostación, quedando encargado de su organización y mando. El nuevo servicio comenzó a funcionar en Guadalajara en 1900. Coronel en 1908, dejó momentáneamente Aerostación, pero en los primeros meses de 1909 realizó con el capitán Kindelán una histórica comisión por Europa para estudiar el potencial militar de dirigibles y aeroplanos. En 1910, adquirido el dirigible España, Vives se hizo piloto de esta categoría de aeronaves.

De nuevo jefe de Aerostación, estableció en 1911 en Cuatro Vientos un primer aeródromo experimental y de escuela. En 1913, creado el Servicio de Aeronáutica con las Ramas de Aerostación y Aviación, fue nombrado su primer director y acompañó a Tetuán a la primera escuadrilla española en África. En noviembre creó el segundo aeródromo del Protectorado (Arcila), y en abril de 1914 eligió terreno para el tercero (Zeluán, zona de Melilla).

Al estallar la Primera Guerra Mundial, Vives impulsó la nacionalización del material de vuelo, lo que permitiría mantener en vuelo un reducido número de aviadores. Vives voló a menudo de observador en misiones de guerra en Marruecos y preparó la instalación en Los Alcázares de la primera unidad de hidros. Por diferencias de criterio con el mando, tuvo que dejar la Dirección de Aeronáutica Militar en octubre de 1915.

Durante unos meses de 1923, siendo ya general de división, Vives fue comandante general de Melilla, tomando de nuevo contacto operativo con Aviación. La Dictadura le nombró subsecretario de Fomento, y continuó con otros cargos oficiales hasta 1930. Al estallar la Guerra Civil, el general Vives se refugió en la embajada de Noruega, en la que falleció a los 80 años, en marzo de 1938.

Imágen de Manuel Zarauza Clavero

Zarauza Clavero, Manuel

(1917-1942). Nació Manuel Zarauza el 3 de noviembre de 1917 en la cántabra villa de Santoña. Incor­porado en 1934 a la Aviación Militar como soldado voluntario, llegó a ser en la Guerra Civil uno de los más distinguidos aviadores de las Fuerzas Aéreas de la Re­pública.

Piloto de gran habilidad y de un escalofriante valor, abatió en combate diez aviones nacionales, siendo el aviador gubernamental que más victorias obtuviera. As­cendió a teniente, a capitán y a mayor por méritos de guerra, encontrándose al acabar la con­tienda al mando del Grupo 21, siendo uno de los tres únicos españoles que en la zona guber­namental llegaría a mandar un grupo de caza.

Combatió en la Segunda Guerra Mundial encuadrado en las fuerzas aéreas soviéticas en las que alcanzó el empleo de coronel.

Murió en Bakú, en accidente aéreo, el 12 de octubre de 1942.

Menu Secundario

@ Copyright 2013, Ejército del Aire