Operación: Barkhane

Objetivo:

Traslado de tropas y material de la Misión Internacional de Apoyo a Malí. El Destacamento Aerotáctico del Ejército del Aire Marfil realiza la misión de transporte estratégico en apoyo al esfuerzo liderado por Francia y AFISMA (Misión Internacional de Apoyo a Mali con Liderazgo Africano) en el cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas UNSCR 2071 y UNSCR 2085.

Destacamentos: Ala 31, EADA, UMAAD, GRUMOCA (55 personas y un avión T.10)

País: Senegal

Provincia: Dakar

Ciudad: Dakar

Poblacion: 1.030.000 habitantes, densidad: 12.510 habitantes por kilómetro cuadrado

Huso Horario: UTC

Clima: Tropical con dos estaciones, una seca y otra lluviosa

Operación Serval (Malí)

En septiembre de 2012, las Naciones Unidas aprobaron la Resolución 2085 que pide la restauración completa del orden constitucional y la integridad territorial de Malí y urge a las naciones miembro a proporcionar apoyo a AFISMA (Misión Internacional de Apoyo a Malí con Liderazgo Africano) en su lucha contra el terrorismo.

La contribución española, que se produce a petición de Francia, está enmarcada dentro del compromiso europeo de promover la seguridad en la zona del Sahel y fomentar la cooperación en materia de seguridad entre los países de la región. Además de Francia y España, EEUU, Canadá, Reino Unido, Bélgica y Dinamarca, desplazarán capacidades militares a la zona para apoyar al gobierno de Malí en su lucha con la insurgencia.

El Consejo de Ministros del Gobierno de España celebrado el 18 de enero de 2013 autorizó el uso del espacio aéreo de soberanía española, el uso de determinadas bases aéreas, la participación de hasta 50 efectivos para labores de adiestramiento de las fuerzas armadas de Malí, así como el destacamento de un avión C-130 Hércules (T.10) del Ala 31 que, basado en las instalaciones francesas en el aeropuerto internacional de Dakar, mantendrá un puente aéreo con Bamako, capital de Malí, para el transporte de tropas y material de AFISMA.

El 26 de enero de 2013 los 30 primeros componentes del Ejército del Aire despegaron desde la Base Aérea de Zaragoza a bordo del avión C-130 Hércules del Ala 31. Tras una escala técnica para incorporar personal del Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA) en la Base Aérea de Morón, el C-130 se dirigió hacia Canarias para, desde allí, continuar bordeando la costa de Mauritania y Senegal hasta Dakar.

El primer contingente del Destacamento Marfil estaba compuesto por: un comandante jefe de la misión; dos tripulaciones completas de Hércules, formadas por un piloto, un copiloto, un navegante, un mecánico de vuelo y dos supervisores de carga cada una; dos equipos operativos del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) ,encargados de la seguridad; un equipo de la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue (UMAAD) ,como apoyo médico hasta nivel Role-1; y un equipo del Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA) para establecer las comunicaciones seguras del contingente con España. Este primer contingente se completaría hasta alcanzar la cifra de 50 personas desplegadas.

La primera misión de transporte aéreo, entre las localidades de Dakar (Senegal), Bamako (Malí) y Niamey (Níger) tiene lugar el 30 de enero y consiste en el transporte de material y efectivos de las fuerzas armadas francesas.

El 5 de febrero de 2013 el Destacamento Marfil  declara la 'Final Operational Capability' (FOC), habiendo operado las tripulaciones en los campos de Bamako (Malí), Abidjan (Costa de Marfil), Niamey (Níger) y N'Djamena, Abeche y Faya Largeau (Chad).

El 31 del mismo año el Ala 35 se hace cargo de los vuelos de la Operación Serval con un T.21, relevando al Ala 31 en su destacamento en Dakar. El Hércules (T.10) y los 29 militares del Ala 31 vuelven a su base de Zaragoza después de casi cuatro meses de operaciones en Malí.

El 15 de julio de 2013 llega a Dakar el trecer contingente del Destacamento Marfil, incorporándose al mismo 38 militares, que junto con los nueve que ya habían llegado el 7 de julio, completan el tercer contingente de militares españoles enviados al país africano. En el mismo avión regresan a España los componentes del segundo contingente, quedando en zona de operaciones un total de 47 militares, que durante tres meses, se harán cargo de esta operación.

La primera misión del T.21 del Destacamento Marfil a Burkina Faso tiene lugar el 24 de julio de 2013. Encuadrada dentro de la Operación Serval, consistió en el transporte de tropas paracaidistas francesas al país africano.

La operación Serval ha sido capaz de contar con el apoyo de ocho países para el transporte aéreo y misiones de reabastecimiento aéreo: Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Gran Bretaña, España, Estados Unidos y Holanda.

Operación Barkhane

Tras varios años de lucha, la amenaza terrorista regional, dado el carácter transfronterizo relacionado con la naturaleza del desierto de la zona del Sahel, requiere un nuevo enfoque de la estrategia para combatir los grupos armados terroristas. Con el fin de mantener la presión sobre estos grupos armados de las fronteras malienses, Francia decide, en colaboración con los estados de la región, reorganizar su dispositivo y repensar el desarrollo de sus operaciones en el conjunto de la franja del Sahel.

La misión liderada por los franceses en Malí se extiende a cinco países más. Ello ocasiona un desplazamiento del cuartel general de Bamako (Malí) a D'jamena (Chad) y un cambio en la denominación de la operación, que pasa de llamarse Serval a Barkhane, nombre que recibe la duna 'viva' del desierto sahariano, desde el día 1 de agosto de 2014.

Consiste en un enfoque estratégico basado en una lógica de asociación con los principales países de la franja del Sahel: Mauritania, Malí, Níger, Chad y Burkina Faso.

En octubre de 2014 se produce un nuevo relevo en la aeronave destacada en Dakar volviendo el T.10 del Ala 31, que originalmente abriera el destacamento. El T.21 del Ala 35 ha realizado una gran labor que se ha materializado en más de 600.000 kg de carga transportada, más de 4.300 pasajeros transportados y un total de 1.721:10 horas de vuelo.

En la actualidad el Destacamento Marfil se compone de 55 militares estructurado en:

  • Jefe del destacamento.
  • Órgano auxiliar de jefatura.
  • 1 T.10 (C-130) del Ala 31 con capacidad de transporte aerotáctico.
  • Personal del Ala 31, que incluye tripulaciones de vuelo para el T-10 y personal de mantenimiento necesario para la operación continuada del mismo.
  • Miembros del Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA), cuya función es operar y mantener los sistemas de comunicaciones e información (CIS), proporcionando al destacamento los sistemas de mando y control que le permiten mantener comunicaciones seguras, tanto con territorio nacional, como con el oficial de enlace de D´jamena (Chad). El módulo (CIS) está compuesto por dos contenedores Shelter, que incluyen un terminal satélite, servidores de red y un centro de comunicaciones.
  • Equipo sanitario compuesto por personal de una de las unidades del Ejército del Aire y de la Unidad Médica Aérea de Apoyo al Despliegue de Zaragoza (UMAAD-Zaragoza), cuya principal misión es proporcionar al destacamento asistencia en urgencias y emergencias, atención primaria y medicina aeronáutica para las tripulaciones. En paralelo están llevando a cabo una inspección de las capacidades sanitarias locales ('Medical Site Survey') para ratificar los estándares adecuados respecto a los apoyos sanitarios relacionados con los hospitales y sistemas de emergencias locales y aliados.
  • Personal del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA) que realiza funciones de protección a la fuerza, evaluación de las posibles amenazas a las que se expone la fuerza y asesoramiento al jefe del destacamento. Además de establecer las medidas de autoprotección, el EADA participa activamente con dos equipos completos de protección de aeronaves, que forman parte de la tripulación en cada uno de los vuelos.
  • Sección Económico Administrativa.

El Destacamento Marfil continúa su colaboración desde Dakar, ahora en la Operación Barkhane cuando han pasado ya cuatro años de su despliegue en enero de 2013. Desde entonces se han transportado más de dos millones y medio de kilogramos de carga, a más de 14.000 pasajeros y se han realizado cerca de 5.000 horas de vuelo. Todo gracias a un esfuerzo colectivo con aeronaves T.10 y T.21 del Ejército del Aire.